Radiocontrol

(10)

Los juguetes radiocontrol son juguetes de habilidad que potencian la coordinación, orientación y psicomotricidad.

Los juguetes radiocontrol tienen la capacidad de despertar la curiosidad de los niños. El hecho de poder controlar todos sus movimientos desde un mando, hace que los pequeños quieran ponerlos a prueba en todo momento, mejorando sus habilidades de orientación y coordinación especialmente. 

¿Cuáles son los juguetes radiocontrol favoritos de los niños?

Cada niño tiene una predilección por un juguete radiocontrol específico. Lo mejor de todo es que este tipo de juguetes les invitan a disfrutar del juego al aire libre, jugar con otros niños y descubrir todo el potencial que ellos mismos pueden sacarle a su juguete radiocontrol favorito.

Por otro lado la coordinación mano-ocular se verá muy desarrollada con el uso de este tipo de juguetes, ya que además de controlar el movimiento deberán de anticiparse a los obstáculos o a las irregularidades del terreno

  • Entre los juguetes radiocontrol favoritos de los niños, los aéreos como los aviones radiocontrol o helicópteros radiocontrol suelen ser los más difíciles de controlar, aunque el hecho de poder hacerlos volar les resultará asombroso
  • Los que van por tierra como los coches teledirigidos, los camiones radiocontrol o las motos radiocontrol suelen ser más fáciles de dirigir y quizá los más populares. Es la categoría en la que encontrarás mucha más variedad de modelos y tamaños
  • Otros tipos de vehículos radiocontrol más funcionales son los tanques, los tractores o las excavadoras, los cuales además de circular pueden realizar otras funciones, incluir sonidos reales y admiten, en algunos casos, la posibilidad de adaptarles accesorios
  • Si hay un juguete radiocontrol por excelencia son los trenes eléctricos. Estos juguetes ofrecen muchas posibilidades al incorporar vías, y accesorios que incluso se pueden comprar aparte para poder ampliar los circuitos, lo cual desarrollará la creatividad de los niños

Los juguetes radiocontrol encantan a los niños e incluso a los adultos ya que han ido evolucionando e incorporando funciones cada vez más realistas. Además se adaptan a todas las edades a medida que los niños mejoran sus habilidades.